Mi Gusto y tu Beldad se desposaron,
terceros por mi mal mis ojos fueron;
su logro ha sido tal que, alfin, hizieron
un hijo hermoso a quien Amor llamaron.

Tan fuera de compas le regalaron
que, quando ms alegres estuvieron,
sin entender el mal que produxeron,
perdidos por amores se miraron.

La Beldad desposada deste suelo
vino a parir un monstro con dos alas;
la Madre a la soberbia, es nido el zelo.

O Madre que a tu Hijo en todo igualas!
Quien mortal haze al immortal Abuelo
y al Padre immortal d immortales salas?

 

Luís Vaz de Camões
[MI GUSTO Y TU BELDAD SE DESPOSARON]
Voltar