la margen del Tajo en claro dia,
con rayado marfil peinando estaba
Natercia sus cabellos, y quitaba
con sus ojos la luz al sol, que ardia.

Soliso que, qual Clicie, la seguia,
(lejos de si, mas cerca della estaba)
al son de su zampoña celebraba
la causa de su ardor, y as decia:

«Si tantas, como tu tienes cabellos,
tuviera vidas yo, me las llevaras,
colgada cada qual del uno dellos.

De no tenerlas tu me consolaras,
si tantas veces mil, como son ellos,
en ellos la que tengo me enredaras».

Luís Vaz de Camões
[Á LA MARGEN DEL TAJO EN CLARO DIA]
Voltar