Al pie de una verde y alta enzina,
Corydon su zampoña esta tañendo
a la sombra, de la yedra que, torciendo
el passo, por los arboles camina.

Cantava los amores de la niña
Amarilis, que el amor le esta influyendo;
las aves por los ramos van corriendo,
al pie corre una fuente cristalina.

A el se allega Titero perdido
guiando su rabanho macilento:
fue este amigo suyo muy querido.

Cantavale su daño y su tormento
ni platica agena gusto al dessabrido,
ni el dolor haze triste al que es contento.

 

Luís Vaz de Camões
[AL PIE DE UNA VERDE Y ALTA ENZINA]
Voltar