Mil veces entre sueños tu figura,
oh bela Ninfa, claramente veo;
y quando ms la miro, ms deseo
gozar, libre de sueños, su hermosura.

En tanto que este dulce engaño dura,
vivo en la vana gloria que posseo;
mas, quanto alli se eleva mi deseo,
viene a caer despierto en sombra escura.

Dueleme el despertar por contemplarte
que, si bien s te huelgas de no verme,
huelgome de ser ciego por mirarte.

Mas si quiero de engaños mantenerme,
y tu quieres me pierda por amarte,
sin gran ganancia no podr perderme.

Luís Vaz de Camões
[MIL VECES ENTRE SUEÑOS TU FIGURA]
Voltar