El vaso reluciente y cristalino,
de ngeles agua clara y olorosa,
de blanca seda ornado y fresca rosa,
ligado con cabellos de oro fino,

bien claro pareca el don divino
labrado por la mano artificiosa
de aquella blanca Ninfa, graciosa
ms que el rubio lucero matutino.

Nel vaso vuestro cuerpo se afigura,
raxado de los blancos miembros bellos,
y en el agua vuestra nima pura.

La seda es la blancura, y los cabellos
son las prisiones y la ligadura
con que mi libertad fue asida dellos.

Luís Vaz de Camões
[EL VASO RELUCIENTE Y CRISTALINO]
Voltar