Si el fuego, que me enciende, consumido
de algun mas suelto Aquario ser pudiesse,
si el alto suspirar me convertiesse
en ayre por el ayre desparzido;

si un horrible rumor siendo sentido,
la alma a dexar el cuerpo reduxesse,
o por estos mis ojos al mar fuesse
este mi cuerpo en llanto convertido;

nunca podria la Fortuna airada,
con todos sus horrores, sus espantos,
derrocar la alma mia de su gloria;

porque en vuestra beldad ya transformada,
ni del estigio lago eternos llantos
os podrian quitar de mi memria.

 

Luís Vaz de Camões
[SI EL FUEGO QUE ME ENCIENDE CONSUMIDO]
Voltar