De piedra, de metal, de cosa dura,
el alma, dura Ninfa, os ha vestido,
pues el cabello es oro endurecido,
y marmol es la frente en su blancura.

Los ojos, esmeralda verde y escura;
granata las mexillas; no fingido,
el labrio es un rob no poseydo;
los blancos dientes son de perla pura.

La mano de marfil, y la garganta
de alabastro, por donde como yedra
las venas van de azul mui rutilante.

Mas lo que ms en toda vos me espanta,
es ver que, por que todo fuese piedra,
tenis el corazn como diamante.

Luís Vaz de Camões
[DE PIEDRA DE METAL DE COSA DURA]
Voltar