O cesse ya, Señor, tu dura mano!
No llegues tanto al cabo con mi vida.
Baste el estar por ti tan consumida
que ya no se halla en ella lugar sano.

Ay, estraña hermosura! Ay, deshumano
hado, a que nunca puedo hallar salida!
Si tu de tu piedad no eres movida,
roto el hilo vital vers temprano.

Un blando desamor, un amor blando
bien basta para un hombre tan perdido,
que de su mal ningun remedio espera.

Y si estimas en poco el ver qual ando,
aqui me tienes ante ti rendido.
Viva tu gusto, mi esperana muera.

Luís Vaz de Camões
[O CESSE YA SEÑOR TU DURA MANO!]
Voltar